El actor Tito Bustamante interpreta a Claudio Arrau en la obra «El otoño del Emperador».

Por José Luis Arredondo.

A un año de celebrar los 120 años de su natalicio, Claudio Arrau vuelve a la vida en una íntima puesta en escena en la sala que lleva su nombre en el Teatro Municipal de Santiago. Es una refinada y profunda aproximación a nuestro más connotado pianista, y un repaso a sus circunstancias personales e históricas.

Un Claudio Arrau otoñal revisa una partitura u otro papel en una señorial habitación de su casa. Reina el silencio y la penumbra, y él está elegantemente vestido y concentrado. A su derecha hay un piano de cola; tras el maestro, desde cierta altura lo observan bustos de grandes compositores. La quietud la rompe el sonido de un teléfono. Arrau se inquieta, no quiere contestar, pero lo hace. Una periodista desea entrevistarlo, saber de él y su vida, y preguntarle sobre aspectos no muy amables de su pasado.

A través de esta entrevista ficticia, la obra “El otoño del Emperador”, de la dramaturga Ximena Carrera y dirigida por Francisco Krebs, realiza una profunda e íntima incursión a la vida y trayectoria del maestro nacido en Chillán en 1903. Es un encuentro entre él y su pasado mediante las preguntas sobre momentos que marcan su existencia y dan cuenta de su arte, personalidad y sensibilidad.

Mientras habla con la periodista (Paloma Moreno), acuden a la memoria de Arrau seres que habitaron su historia artística y personal. Su madre, su mujer, la Carreño, una pianista que él de joven admiró (roles a cargo de Paola Volpato), un aventajado alumno y el presidente Pedro Montt (Francisco Ossa).

Son sus afectos los que resultan catalizadores para que afloren sentimientos y cuestionamientos sobre su vida. La posición que adoptó ante la Alemania nazi, la tensión que le produjo la presencia del dictador Pinochet en el último concierto que ofreció en Chile, la culpa o expiación que sintió ante su ausencia como padre, su rol de hijo obediente y esposo distante, su rigurosidad como maestro, su dedicación en cuerpo y alma a la música como una religión y un apostolado excluyente.

Delicada expresividad teatral

La puesta en escena marca el carácter elegante y refinado del personaje (aspectos acentuados por el exquisito vestuario de Pablo Núñez y la crepuscular atmósfera que otorga la iluminación de Ricardo Castro) como el de un emperador que se enfrenta a su pasado puertas adentro cuando se acerca la hora final de su vida, mientras suena música de Beethoven, Liszt, Bach, Schumann y Chopin.

La obra indaga con profundidad en la vida de Claudio Arrau, cuestiona pero no juzga, y muestra al genio en su dimensión artística y humana, y cómo ambas se funden en él.

A nivel de elenco, ofrece un logrado ramillete de actuaciones que da vida a este viaje por los recuerdos. Es un trabajo colectivo de alto nivel, parejo en excelencia y dotado de delicada expresividad, que emociona y conmueve por su depurado realismo.

«El otoño del emperador» es una acertada pieza de cámara tanto para revisar fragmentos de la vida de nuestro eximio pianista, como para reflexionar sobre el rol del artista y el hombre en su marco personal, social e histórico.

Es una muestra de gran teatro que se agradece y valora además porque señala el regreso del arte escénico a la señorial Sala Claudio Arrau, del segundo piso del Teatro Municipal de Santiago.

Dramaturgia: Ximena Carrera. Dirección de escena: Francisco Krebs. Curatoría de vestuario: Pablo Núñez. Iluminación: Ricardo Castro.

Elenco: Arrau: Tito Bustamante. Ana: Paloma Moreno. Lucrecia, La Carreño, Ruth: Paola Volpato. Hans, Pedro Montt: Francisco Ossa. Pianista: Ángelo Solari.

Sábado 7 de mayo- 19:00 horas. Domingo 8 de mayo- 19:00 horas. Jueves 12 de mayo- 19:00 horas. Sábado 14 de mayo- 19:00 horas. Domingo 15 de mayo- 19:00 horas

Paola Volpato y Tito Bustamante protagonizan la obra «El otoño del emperador».

Más info en www.municipal.cl

Deja un comentario