Al consumo anual energético de 43 hogares equivale el ahorro que tendrá el palacio gracias al cambio de luminaria de tecnología eficiente en el marco del programa Cambia El Foco

La renovación de luminaria ejecutada a fines de 2018 en el palacio Cousiño protagonizó la conmemoración del Día de la Eficiencia Energética de la Región Metropolitana, donde el seremi de Energía RM, Sebastián Herrera junto a su par de Cultura, Alejandra Novoa y la líder de sustentabilidad de Fundación Chile, Karien Volker, conocieron la iniciativa implementada en este palacio patrimonial.

El proyecto Cambia el Foco es liderado por los ministerios de Energía y Medio Ambiente, Fundación Chile y ONU Ambiente y tiene por objetivo generar conciencia sobre la importancia de la eficiencia energética en diversos sectores de la sociedad. Así, Cambia el foco, busca acelerar la introducción de la tecnología de iluminación eficiente de tipo LED.

Este palacio fue construido entre 1870 y 1878 para Luis Cousiño y su esposa Isidora Goyenechea, quienes eran una acaudalada familia dueña de las minas de plata de Chañarcillo, de carbón de Lota, haciendas, fundos y su propia flota de barcos, además de la Viña Cousiño – Macul, propiedad que aún conservan sus descendientes. Este palacio destaca por algunos elementos innovadores para su época, como por ejemplo: cuenta con un sistema de calefacción mediante agua, la cual era calentada en una caldera a carbón y tuvo el primer generador de Latinoamérica, cuya electricidad era compartida con el vecindario.

Carmen Roba, administradora del Palacio Cousiño nos cuenta: “Hemos podido identificar que en estos tres meses el cambio de la luminaria ha tenido varios beneficios, no solo desde el punto de vista económico, cuyos ahorros nos permiten invertir en otras acciones necesarias para la conservación de esta casona de más de 140 años, sino también desde la perspectiva del trabajo de mantención, ya que gastábamos mucho tiempo en la reposición de ampolletas incandescentes que se quemaban regularmente. Las ampolletas antiguas generaban calor, lo que dañaba los textiles, por lo cual el cambio de luminaria ha incidido incluso a mejorar el estado de conservación del Palacio”.  






Deja un comentario