Por José Luis Arredondo.

El director Matt Reeves articula una de las mejores entregas de la franquicia, instalando un Batman oscuro y violento en medio de una Ciudad Gótica dominada por la delincuencia, la noche y la corrupción a todo nivel.

«Yo no emerjo de las sombras, yo soy las sombras», advierte al inicio de la película el héroe enmascarado ante un grupo de delincuentes, durante una tenebrosa y lluviosa noche más en Ciudad Gótica. Es una frase que resume muy bien la atmósfera central de un Batman que se erige con potencia como una de las mejores cintas de la saga.

Con evidente inspiración en los comics del Hombre-Murciélago, aquí Bruce Wayne (Robert Pattinson) se mueve en una oscura, y por momentos aterradora Ciudad Gótica, acribillada por una incesante lluvia y corroída desde sus cimientos por la delincuencia y la corrupción de sus autoridades. El crimen, la droga y los ajustes de cuentas se han apoderado de la urbe, en la que la única posibilidad de justicia queda en manos de un violento Batman, que aplica la Ley del Talión a cada paso, como única alternativa al reinado del delito y la ilegalidad.

En ese brutal contexto, se contraponen al héroe El Acertijo (Paul Dano) y El Pingüino (Colin Farrel), ambos dueños de oscuras motivaciones, y que se mueven a sus anchas gracias a un cuerpo de policía y fiscalía involucrados a fondo en la turbiedad reinante.

Robert Pattinson como Batman.

Como es habitual Bruce Wayne carga angustiosamente con el peso de haber presenciado el asesinato de sus padres, aunque aquí el guión introduce muy bien un elemento de feroz violencia en su carácter que lo hace ser más temido que odiado, y lo transforma en un ser dañado, fracturado, lleno de cicatrices físicas y espirituales, pálido y taciturno, como una criatura de las tinieblas que no encuentra sitio fuera de ellas.

El hilo de la trama lleva además al protagonista a encontrarse en un siniestro club privado con la joven Selina Kyle (Zöe Kravitz), que premunida de un negro disfraz intentará aliarse con el enmascarado para dar fin, de ser posible, al dominio del crimen y la corrupción en Ciudad Gótica.

En la línea del Film Noir, con algo de terror.

El director Matt Reeves construye una cinta inquietante, a ratos terrorífica, que impone un escenario oscuro, tenebroso, húmedo, dominado por interminables noches lluviosas en que las sombras lo dominan todo. En ese mundo, un verdadero reino del mal, dominado y corroído por la delincuencia política y social, Reeves lanza a la acción a personajes que se dividen entre los que imponen la violencia y los que la sufren, y que remiten con fuerza a cintas de género como el thriller psicológico y el Film Noir, envueltos aquí en la inequívoca estética cómic que da cuenta del origen de la saga.

“The Batman” es una película violenta, oscura, en la que la salida del caos y la redención son una remota posibilidad y poco más. Se trata de una cinta dotada de una dirección de fotografía (Greig Fraser), que moldea con acierto las tinieblas reinantes, y procura de muy buena forma la atmósfera inquietante que envuelve la historia. El guión (Matt Reeves, Mattson Tomlin y Peter Craig) trabaja la trama como un thriller político y sicológico, y centra gran parte del trabajo en articular una aguda crítica a la clase dirigente y a la capacidad del dinero y el poder para corromper y corroer las bases de una sociedad.

Hablar de “The Batman” como un filme de terror no es impropio; en ello resultan fundamentales los inquietantes acordes de la banda sonora del reconocido compositor Michael Giacchino, responsable en gran medida de configurar a fondo el carácter siniestro de la cinta.

Sin duda esta es una de las entregas más potentes y logradas de la franquicia tras la era Christopher Nolan. Un Batman violento, a ratos terrorífico y sobre todo desbordado de inquietante y ominosa oscuridad.

The Batman” (2022). Dirección de Matt Reeves. Guión del propio Reeves, Mattson Tomlin y Peter Craig. Dirección de Fotografía de Greig Fraser. Banda Sonora de Michael Giacchino.

En salas de cine desde el jueves 3 de marzo de 2022.

Deja un comentario