El nuevo espacio cultural de la capital de Ñuble cuenta con tres pisos, salas musicales y de exposiciones, y está ubicado a un costado del Teatro Municipal de Chillán. Debe entrar en funcionamiento en los próximos meses.

La joven región de Ñuble dispone de un nuevo e importante polo para las artes. Tras la entrada en funciones del Teatro Municipal en 2016, luego de siete décadas de espera en obra gruesa, ahora es el nuevo Centro Cultural Municipal de Chillán el que abrirá sus puertas en los próximos meses para acoger en sus tres niveles a las futuras generaciones de artistas de la zona. La obra ya está terminada en un cien por cien y se encuentra la espera del equipamiento que permita iniciar las operaciones.

El nuevo recinto cultural está ubicado en el sector poniente del teatro, por calle Herminda Martin, a una cuadra de la Plaza de Armas de Chillán, y cuenta con una superficie de 1.569 metros cuadrados. El flamante Centro Cultural de la ciudad tuvo una inversión total de $ 1.100 millones, los que fueron aportados a través del programa de financiamiento “Centros Culturales” del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes.

La revitalización cultural de Chillán se consolidó el año 2012, cuando el municipio logró los recursos del Consejo Regional del Bío Bío para terminar de construir el tan postergado Teatro Municipal. Cuatro más tarde, durante su ceremonia inaugural, el presidente de la época del antiguo Consejo de la Cultura y las Artes, Ernesto Ottone, hizo público el anuncio de la entrega de los recursos para habilitar el Centro Cultural, en las dependencias donde funcionaba el Liceo Vida Nueva.

Tres pisos con ascensor

El Centro Cultural considera en el primer piso tendrá acceso, recepción y un rincón de informaciones; en el segundo piso estará la secretaría, una sala de profesores, una sala de exposiciones, oficinas administrativas, la oficina del director(a), salas de artes musicales, servicios higiénicos y bodega. En tanto, el tercer piso contará con una sala de artes visuales, oficina administración y finanzas, sala artes musicales y aseos, entre otros espacios.

Una de las novedades es la habilitación de un ascensor, para lo cual se debió realizar una adecuación a la estructura del edificio levantado originalmente en 1942, tras el terremoto de 1939.

En cuanto a equipamientos, el sistema de sonidos fue responsabilidad de la empresa Luis Alberto Colque, y la iluminación de Video Wall Corporation LTDA., y del mobiliario, Transporte Fyr LTDA. Las obras del Centro Cultural estuvieron a cargo de la empresa del contratista Fernando Díaz de Arcaya.

Deja un comentario