Por José Luis Arredondo.

A comienzos de la década del 60 no había “fiestas clandestinas” en el balneario de Zapallar, pero episodios de abuso no faltaban. Eso es lo que expone el dramaturgo Sergio Vodanovic en su obra “El delantal blanco”, parte de la trilogía “Tres obras en traje de baño” escrita en 1963, que en tono de comedia expone descarnadamente las relaciones e interacción entre el segmento social denominado ABC 1 y la clase trabajadora.

Escrita hace 58 años exactamente, “El delantal blanco” nos llega en 2021 a través de una muy buena adaptación y dirección a cargo de Héctor Morales, que pone en evidencia toda la quemante actualidad de la obra. En ella “La Señora”(así tal cual, sin nombre, como la representación de un rol social), pasa un día de playa junto a su pequeño hijo (Alvarito) y a “La Empleada”, que tiene a su servicio.

Mientras La Señora (interpretada por Francisca Gavilán), disfruta del mar y el sol protegida por un ancho sombrero, La Empleada (Tamara Acosta) se achicharra bajo el sol y el calor vestida con un sofocante uniforme.

Entre ambas se da un punzante diálogo que expone en síntesis el trato abusivo de la patrona hacia quien la sirve. Es un intercambio de opiniones que pone en el tapete todo un ramillete de privilegios obtenidos a base del dinero y el poder, en desmedro de quienes se ven obligados a servir por una condicionante social que los privó de educación y oportunidades.

A medida que avanza la obra, que no excede la media hora de duración, de forma imperceptible crece la tensión, la que, matizada por un tono de comedia satírica, penetra con agudeza en las abismales diferencias que hay entre ambas mujeres, diferencias que solo se evidencian en el plano social, ya que en rigor La Señora no exhibe ninguna virtud ni ventaja (salvo el dinero), que la pongan en el plano humano por sobre La Empleada. Palabras sacan palabras, hasta que un giro argumental da vueltas los roles, como en un juego de identidades al modo de la novela “El Príncipe y el Mendigo”, para entrar en un irónico y mordaz final.

La adaptación de Héctor Morales da en el clavo con un dispositivo escénico-virtual que permite aquilatar la total actualidad de lo que es ya hace años un clásico del teatro chileno. «El delantal blanco» es una radiografía y disección a las prácticas abusivas de un sector social en desmedro de otro y, ficción mediante, un episodio de justa venganza por parte del segmento abusado.

La dirección de Héctor Morales deja fluir el punzante texto en alas de dos muy buenas actuaciones. Tamara Acosta (La Empleada) y Francisca Gavilán (La Señora) encarnan sus estereotipos con soltura y convicción. Gavilán imita la enervante dicción y fraseo “cuico”, y Acosta tiñe de sumisión y humildad su forma de dirigirse a su patrona, como quien tiene conciencia de que es abusada pero debe someterse a quien tiene la sartén por el mango.

Morales juega con logrados efectos de distanciamiento (la imagen de La Señora recortada contra en fondo de una antigua fotografía de Zapallar), para dejar que el elemento ideológico de la pieza no prime por sobre las sicologías. Es una obra eminentemente lúdica, divertida, pero que filtra con acidez y agudeza su crítica social, y eso el montaje lo deja en total evidencia.

En un tiempo en que Zapallar se toma la agenda noticiosa por los abusos y desmanes de un sector de nuestra sociedad que no renuncia ni en pandemia a sus privilegios, “El delantal blanco” se erige sólido, actual, contingente y hasta veladamente revolucionario, como un espejo que refleja la peor cara de un orden social injusto, que en cualquier momento se ve alterado por un golpe de justicia insospechado.

“El delantal blanco”, de Sergio Vodanovic, adaptada y dirigida por Héctor Morales en una versión audiovisual. Con Francisca Gavilán y Tamara Acosta. Producción y gráfica de Cristián Carvajal. Realización de El Abrazo Films.

7 comentarios en “Tamara Acosta y Francisca Gavilán hacen aflorar toda la ironía y contingencia social de un veraneo en Zapallar en el clásico “El delantal blanco””

  1. Que buena si que tenmos cultura y quien mejor para interpretar los roles principales estas grandes actrices wuena wuena quiero ver esta obra

    1. Hay programada otra función en el Festival de Teatro Quilicura. En nuestro tuiter estaremos avisando fecha (@todalacultura). Saludos Norma!

Deja un comentario