A partir de este jueves 24 de diciembre, estarán disponibles los premiados filmes de Pawel Pawlikowski y Krzysztof Kieslowski, respectivamente.

La plataforma online de Centro Arte Alameda (Centroartealameda.TV) contará con dos estrenos este jueves 24 de diciembre. Se integrarán a la colección dos películas provenientes de Polonia que han sido aclamadas mundialmente: “Ida”, de Pawel Pawlikowski y “La doble vida de Verónica”, de Krzysztof Kieslowski, esta última a modo de regalo navideño.

Martín Castillo, programador cinematográfico de Centro Arte Alameda, comenta que «ambos realizadores, a pesar de sus diferencias de estilo, comparten una mirada moral, una empatía intranquila frente a las problemáticas de los desterrados. A su manera, cada uno trata los diversos aspectos que aquejan a la sociedad polaca como la búsqueda de la identidad y el resarcimiento posguerra. No por nada, las protagonistas de ambas películas, guían sus esfuerzos hacia encontrar sus orígenes, una lucha constante por descubrir la esencia bajo el estereotipo.»

“Ida” se estrenó el año 2013 y, desde entonces, recorrió festivales a lo largo del mundo. Ganó el Oscar a Mejor Película Extranjera y un BAFTA, entre otros premios.

En un estilizado blanco y negro, y con guiños al cine trascendental de Bresson y Dreyer, Pawel Pawlikowski sigue a Anna (Agata Trzebuchowska), una novicia huérfana que está a punto de hacerse monja y descubre que tiene un pariente vivo: una hermana de su madre que no quiso hacerse cargo de ella de niña. La madre superiora obliga a Anna a visitarla antes de tomar los hábitos. La tía, una juez desencantada y alcohólica, cuenta a su sobrina que su verdadero nombre es Ida Lebenstein, que es judía y que el trágico destino de su familia se remonta a la terrible época de la ocupación nazi.

“La doble vida de Verónica” se estrenó en el año 1991, cinco años antes de la muerte de su director, el aclamado Krzysztof Kieslowski. 

Narra la historia de Verónica, quien vive en Polonia y tiene una brillante carrera como cantante, pero padece una grave dolencia cardíaca. En Francia, a más de mil kilómetros, vive Véronique, otra joven idéntica que guarda muchas similitudes vitales con ella, como su enfermedad y su gran pasión por la música. Ambas, a pesar de la distancia y de no tener aparentemente ninguna relación, son capaces de sentir que no están solas.

Deja un comentario