En 1960, los lentes de cuatro integrantes del Laboratorio de Fotografía y Microfilm de la Universidad de Chile recorrieron nuestro país para retratar personas, territorios, costumbres, trabajos y labores. Así surgió la exposición fotográfica de mayores dimensiones jamás realizada en Chile. A seis décadas de este hito, que se exhibió en la Casa Central y luego recorrió Chile y más de 10 países, surge el proyecto de volver a montar esta muestra patrimonial.

El 13 de octubre de 1960 se inauguró en los patios de la Casa Central de la Universidad de Chile «El rostro de Chile», la mayor exposición fotográfica realizada hasta entonces en nuestro país.

Desarrollada por el equipo del Laboratorio de Fotografía y Microfilm de la Casa de Bello, el proyecto fue ideado y gestado por Antonio Quintana, quien con la aprobación y apoyo del entonces secretario de la Universidad, Álvaro Bunster, dirigió el trabajo mediante el cual, junto a Roberto Montandón, Mario Guillard y Domingo Ulloa, recorrieron por cerca de dos años el país de extremo a extremo, registrando y plasmando diferentes aspectos del territorio y sus habitantes.

El primer resultado fueron más de siete mil negativos, de los cuales se ampliaron mil, a partir de los que el equipo eligió 410 imágenes que formaron el corpus de esta muestra, cuyos registros son parte de la memoria del país.

Como explica Alejandra Araya, directora del Archivo Central Andrés Bello (unidad que hoy custodia y preserva este patrimonio), «en ese entonces la U. de Chile tenía las tecnologías de punta para poder hacer una exposición cuya característica era el gran formato”. La materialización de estas fotografías estuvo a cargo de un equipo interdisciplinario, integrado por la Escuela de Artes Aplicadas de Decoración de Interiores, quienes estuvieron a cargo del diseño del montaje; y por la técnica de Domingo Ulloa, quien realizó las ampliaciones definitivas en blanco y negro de 50 x 50 cms. y de 1x 3 metros, las que fueron distribuidas en 87 paneles.

Con el paso de los días, la gran exposición llegó a ser visitada por más de 50 mil personas en sus primeras dos semanas, reflejando el impacto de la muestra formada por rostros, paisajes, el desarrollo de trabajos y labores; por el paisaje humano y geográfico del territorio.

Por eso esta muestra, comenta Alejandra Araya, “no sólo es icónica desde el punto de vista visual, sino que también lo es desde las políticas culturales. Fue un proyecto que le permitió al país mostrarse hacia afuera y también plantear un discurso sobre este rostro de Chile moderno, de industrialización, de alguna manera del desarrollismo”.

Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, Argentina, Uruguay, Brasil, Francia, España, Unión Soviética, Suecia, Estados Unidos, Italia y Japón fueron los países donde itineraron las dos toneladas de material que integraban “El Rostro de Chile”, la cual también tuvo un recorrido por el país, específicamente por Valparaíso, Arica, Iquique, Antofagasta, Concepción y Punta Arenas.

En Santiago de Chile, la exposición estuvo montada en el edificio de Alameda 1058, para más tarde llegar al Parque Forestal en diciembre de 1960, primero, y luego en julio de 1962, a propósito del Mundial de fútbol.

«El rostro de Chile» regresa en 2022

Observar desde la actualidad el país de hace seis décadas, en los ojos y perspectivas de estos fotógrafos, es lo que espera lograr el Archivo Central Andrés Bello, que junto a un equipo interdisciplinario busca remontar “El rostro de Chile” el 2022 en la Sala Museo Gabriela Mistral. Así, parte de las 410 fotografías de la exposición original podrían volver a ser vistas en la Casa Central.

Si bien parte de la exposición fue exhibida nuevamente el 2005, este equipo (integrado además por Andrea Durán, subdirectora del Archivo Central Andrés Bello; Cristian Gómez, de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo; Daniel Cruz, de la Facultad de Artes; y los museógrafos Trinidad Moreno y Rodrigo Latrach) se encuentra trabajando para “remontar en el sentido de que efectivamente las nuevas generaciones puedan tener la experiencia de ver el conjunto y no las fotografías desarticuladas”, como explica Alejandra Araya. 

“En estos momentos son 340 imágenes identificadas las que tenemos con sus negativos, lo que permite que podamos ampliar y que queden bien”, cuenta Andrea Durán sobre el camino recorrido para volver a ver esta proeza de la fotografía nacional. “Obviamente, no podremos montar la exposición en su formato original, pero sí queremos dejar las copias en papel lo más próximo a 1960”, detalla Alejandra Araya respecto a este proyecto “que tienen un carácter nacional. La U. de Chile en este caso lo que recupera es este carácter con esta exposición”.

Para conmemorar este hito y en miras al remontaje de esta exposición, es que hoy martes 13 a las 18:30 hrs. se desarrollará la conversación titulada “Rostro de Chile: A 60 años de su inauguración”. El espacio será transmitido por Facebook Live del Archivo Central Andrés Bello, y contará con la participación del equipo interdisciplinario a cargo de este proceso.

Deja un comentario