La pianista Edith Fischer fue la solista invitada al primer concierto del Conjunto de Música de Cámara, realizado el 3 de julio de 1952, en el Teatro Concepción, bajo la dirección de Wilfried Junge. Fue este evento el que dio origen a la Orquesta Sinfónica de la Universidad de Concepción y abrió una trayectoria de 68 años de historia musical.

El Conjunto de Música, con el apoyo de la Universidad de Concepción y su rector de la época, Enrique Molina, se transformó pronto en la Orquesta de Cámara de la casa de estudios penquista, y realizó diversas presentaciones con nombres como Gastón Bianchi, Alfonso Carrillo, Jorge Landaeta y Carmen Torres y Eduardo Meissner.

En 1958, la Universidad de Concepción la incorporó a sus filas para convertirla en una Orquesta Sinfónica profesional hasta el día de hoy. En estos años, la trayectoria de la Sinfónica UdeC han consolidado sus temporadas sinfónicas, de cámara, de música chilena, danza, teatro y cine, demostrando la versatilidad de sus músicos.

“Julio es el mes de aniversario de la Orquesta Sinfónica y como Corporación Cultural queremos destacar el esfuerzo que han realizado los y las miembros de la agrupación para mantener vivo el espíritu de la OSUC en estos tiempos complicados”, señala Mario Cabrera, gerente general de Corcudec.

Cabrera agrega que «considerada la tercera mejor de Chile, la Orquesta Sinfónica se ha transformado en un pilar fundamental para el desarrollo y difusión cultural en la Región del BioBio, además de potenciar su rol educacional para las nuevas audiencias».

Celebración a distancia

Este año, y debido a las medidas sanitarias, los músicos penquistas han desarrollado su Temporada Online con grabaciones en vivo de diferentes composiciones de autores como Alfonso Leng, Händel, Rossini y Camille Saint-Saëns.

Freddy Varela, concertino de la Sinfónica, explica “que la Universidad de Concepción tenga a la Orquesta como un símbolo cultural hacia la comunidad es algo muy importante, una manera de lograr una cercanía entre los estudiantes, profesores y habitantes”.

Para los intérpretes ha sido un desafío tocar en este nuevo escenario digital, con ensayos a distancia y sin la interacción a la cual están acostumbrados. No obstante, su entusiasmo y compromiso con la audiencia los lleva a crear piezas ya sea en formato de cámara (como el Tercer Programa, compartido el 3 de julio, con el Quinteto de Cuerdas y Preludio I de Alfonso Leng) como en los conciertos sinfónicos bajo la dirección telemática del maestro sueco Mika Eichenholz, desde su hogar en Estocolmo, Suecia.

Deja un comentario