por René Naranjo S.

Hoy 20 de abril se confirmó en México el fallecimiento del prolífico director de cine mexicano Gabriel Retes. el cineasta, de 73 años, fue también conocido por su trabajo como actor de cine y teatro. De hecho, las películas que realizó fueron protagonizadas por él mismo.

Retes deja una filmografía que suma unos 50 títulos como actor y 20 largometrajes como director.

El guionista y director mexicano Guillermo Arriaga escribió en su cuenta de Twitter: «Me acabo de enterar que murió Gabriel Retes. Me pesa. Varias películas suyas fueron muy influyentes en mi generación y era un excelente persona. Un abrazo a los suyos y a toda la comunidad cinematográfica».

El IMCINE, Instituto Nacional del Cine Mexicano, lo despidió con estas palabras: «Como actor y director, siempre provocó a las audiencias. Historias como «El bulto» o «Bienvenido/Welcome» le agregaron ironía e inteligencia a nuestro imaginario».

Gabriel Retes comenzó su carrera a principios de los años 70, filmando cortos con una cámara de 8mm. En 1977 dirigió «Flores de papel», su tercer largometraje, basada en la novela del dramaturgo chileno Egon Wolff. En ese filme, un grupo de vagabundos ocupa la residencia de Héctor Trejo, un hombre de negocios, y provoca el terror en su esposa e hijos. Mientras tanto, otro vagabundo, El Dientes, invade el apartamento de Eva, iniciándose entre ambos una relación de amor-odio. 

En 1991 estrenó una de sus películas más exitosas y más políticas, «El bulto». La acción comienza el 10 de junio de 1971, durante una manifestación en San Cosme, México, D.F., el golpe de un miembro de un grupo de choque de la policía deja inconsciente a Lauro, un joven periodista, quien queda en estado de coma durante 20 años. Cuando Lauro abre los ojos se encuentra en un mundo completamente distinto al que dejó. En este filme, Retes no sólo actúa sino que lo acompañan su hijo Juan Claudio, su hija, su madre, y su esposa, Lourdes Elizarrarás.

Desde «Bandera rota» (1978), el cine dentro del cine fue una de las obsesiones constantes de Gabriel Retes. En 1996 ganó el Festival de Cine de Viña del Mar con su siguiente filme, «Bienvenido/Welcome», protagonizada por él mismo en el rol de Juan, un hombre de negocios que se involucra con una enigmática mujer. Ésta lo contagia de VIH y Juan contagia a su vez a su esposa, nuevamente interpretada por Lourdes Elizarrarás. En la ficción, la pareja encuentra el apoyo de un grupo de cineastas, que decide hacer una película a partir de su historia. 

En 2001, Retes regresó al certamen viñamarino para recibir un premio honorífico por su carrera. Entrevistado en El Mercurio de Valparaíso en octubre de ese año, Retes contaba cómo había ideado su película «@festivbercine.ron», luego estrenada en 2004.

«Después de ir a tantos festivales de cine, me di cuenta que nunca se había hecho una película sobre este tema, así que me embarqué en el proyecto. Es una ficción completa que cuenta la historia de un cineasta mexicano que llega a presentar su ópera prima y se enfrenta con toda la vorágine de estos encuentros en Latinoamérica, donde muchas veces las vanidades y los equívocos abundan tanto como la pasión que se pone en sus puestas en marcha. También hay algo de este festival y su director Luciano Tarifeño nos vio filmarla, porque la rodamos en los certámenes de La Habana, San Juan de Puerto Rico, Guadalajara y Nueva York», contaba Retes.

Retes señalaba en esa entrevista que «tuve la suerte de que todos mis amigos colaboraran, así que está llena de estrellas, como Jorge Perugorría («Fresa y chocolate»), Ariadna Gil («Nueces para el amor») y Gastón Pauls («Nueve reinas»). De los chilenos están Miguel Littin y Adela Secall, que se interpretan a sí mismos. Los encontraba en los festivales y les decía ‘oye estoy filmando una película y me gustaría que hicieras este papel’. Todos aceptaron gustosos».

Su último filme fue Identidad tomada (2020), producido por Reeliz Film Producciones y coproducido por la Secretaría de Cultura a través del Fondo de Inversión y Estímulos al Cine (FIDECINE). La cinta cuenta la historia de un grupo de amigos que filma su ópera prima y, luego de que ésta es rechazada por todos los festivales, deciden manipular los créditos para hacerla pasar por una creación de Tomás Guevara, un prestigioso cineasta que lleva años desaparecido, y que fue interpretado por el propio director.

Deja un comentario