Por René Naranjo S.

Dos mujeres toman sol en la playa. La relación entre ellas queda clara desde el segundo plano de la película, cuando una, N (Nathalia Aragonese), acaricia con su pie el pelo de otra, M (Martina Sivori). La escena describe sensaciones de erotismo y placentero relajo, con primeros planos de caras y pies. Luego de una serie de juegos en la orilla del mar, ambas caminan por el pueblo costero, se toman una foto con un vagabundo, regresan a la cabaña y ya de noche se disponen a beber y a ver el clásico del terror ‘El exorcista’.

M no ha visto nunca la película y le da susto, pero N la presiona para que lo haga. Entre el alcohol y la marihuana, M observa ‘El exorcista’ en creciente ansiedad, hasta quedar al borde de la ‘pálida’. Tras algunos besos, M rechaza las caricias de su polola y, al sentirse realmente mal, le espeta: “Eres mala… Lo planeaste todo”. Más tarde, sola, deberá hacer frente a los efectos de esa noche de miedos y descontrol. Era, efectivamente, eso lo que buscaba N? Hacerle daño, llevarla al límite, matarla?

Este es el tercer cortometraje que dirige el periodista y cineasta Leopoldo Muñoz (además, realizó el guión y el montaje) y es su película mejor lograda. Es una historia concisa, que funciona con precisión narrativa y utiliza de forma inteligente los recursos con los que cuenta (incluido algún guiño a los códigos del terror en la banda sonora). 

Uno de los logros del corto es hacer sentir al espectador esta relación entre las dos mujeres como algo muy carnal, con cuerpos que están en contacto amoroso y, más tarde, en tensión.

Otro, y he ahí el eje de la puesta en escena, consiste en crear una sensación de ambigüedad que supera esa corporalidad y se intensifica a medida que avanza el relato para perfilar sensaciones más subjetivas. 

N es presentada desde el comienzo en una posición de dominio sobre M; le dice qué hacer, la insta a seguir adelante cuando ella quiere detenerse. Esta situación sumisa pone a M de frente a temores que parecen venir más desde su interior, de sus propias zonas grises. Le da susto ver ‘El exorcista’ o dejarse controlar por otra mujer en una relación lesbiana? O se trata sólo de las consecuencias de la combinación generosa de whisky y hierba?

La película fluye bien como proyección de los fantasmas del personaje, y para graficar su turbación, Leopoldo Muñoz aplica recursos visuales obtenidos del mismo trabajo de cámara; son efectos creados en el momento del rodaje (como las luces traseras de los autos convertidos en cruces invertidas), que entregan la expresión de un estado de ánimo alterado, depresivo, confuso hasta el pánico. 

En el montaje, Muñoz juega hasta el fondo la carta de la subjetividad, como cuando M siente que un escarabajo que camina por su brazo le evoca los dedos de N; o los fundidos revuelven en la cabeza de M momentos que ahora le inspiran terror. De qué huye ella? Quién la persigue? En la inquietud de la noche, no siempre existen respuestas claras.

‘Mal viaje’, de Leopoldo Muñoz (con Martina Sivori y Nathalia Aragonese, 11 minutos. Chile, 2019) se exhibe este sábado 5 de octubre a las 16.30 hrs en el Teatro Municipal de Ñuñoa, como parte de la programación del Santiago Horror Festival.

Nathalia Aragonese (izquierda) y Martina Sivori son las protagonistas del corto ‘Mal viaje’, de Leopoldo Muñoz.

Deja un comentario