La nueva obra de la directora, coreógrafa y bailarina María Betania González, creada en colaboración con la arquitecta y diseñadora de iluminación, Paulina Villalobos, es una apuesta que trasciende a los cuerpos, conviviendo con la ausencia y presencia de luz y la poesía de Gabriela Mistral.

El montaje, Fondart 2019, estará en cartelera del 14 de junio al 6 de julio en el Centro Gabriela Mistral, GAM.

“La noche y la oscuridad están devaluadas. Al pensar en la luz como sinónimo de progreso en ciudades y casas, hemos ido perdiendo la noche. Por ejemplo, en Santiago prácticamente no hay noche, no hay oscuridad, al intentar dormir con la cortina abierta te das cuenta de que entra mucha luz”, reflexiona la bailarina, coreógrafa y directora María Betania González.

Con esta idea en mente se reunió con la arquitecta Paulina Villalobos, diseñadora de iluminación y directora de Noche Zero, iniciativa donde pone en marcha, junto a especialistas internacionales en el área de la ciencia y astronomía, su cruzada por el rescate del patrimonio de los cielos, el que consideran que se ha ido perdiendo por la contaminación lumínica.

Así surgió la idea de la obra “Los cuerpos son celestes”, un montaje que visita la cosmovisión poética de Gabriela Mistral y su imaginario nocturno, siguiendo los versos de “Noche Andina”. Este trabajo forma parte de “Poema de Chile”, un libro que la Premio Nobel escribió mientras vivía en su exilio en EE.UU., y donde visita los paisajes de nuestro territorio como si fuese un fantasma.

“La Mistral habla de la clara y profunda noche. Generalmente asociamos la oscuridad a algo negativo, sin embargo las estrellas, su belleza y su misterio, sólo se pueden apreciar si es que está oscuro. Por eso la apuesta de “Los cuerpos son celestes” es ver qué pasa con los cuerpos en penumbra, mostrar el mundo de la luz desde la oscuridad, donde la presencia del movimiento esté por sobre el cuerpo, como si la danza existiera por sí sola, sin necesidad de los bailarines”, explica la directora.

“Plantea reencontrarnos con la belleza de la luz sutil y la oscuridad, donde el movimiento borra las formas de los cuerpos, que pueden volverse no humanos, solo sonido e incluso espectrales. En definitiva, aborda cómo conviven la luz y la oscuridad con el sonido, la poesía y los cuerpos”, detalla González.

Dónde: Centro Gabriela Mistral, GAM. Avenida Libertador Bernardo O’Higgins 227, Santiago / Temporada: 14 de junio al 6 de julio de 2019 / Horario: jueves a sábado, 20 horas / Valores: $3.000 jueves de danza; $4.000 preventa; $5.000 general; y $3.000 estudiantes y tercera edad.

Deja un comentario