El tenor Santiago Ballerini, la soprano Oriana Favaro, el director de orquesta Evelino Pidó, la mezzo Guadalupe Barrientos y el bajo Lucas Debevec, anoche tras la función del Réquiem que fue transmitida a todo el mundo vía streaming.

Por José Luis Arredondo, desde Santiago de Chile.

Con una prolongada y entusiasta ovación por parte del público concluyó este sábado 20 de abril la función del Réquiem de Mozart que transmitió vía streaming el Teatro Colón de Buenos Aires.

A las 19 hrs. en punto (hora chilena) y vía streaming, el Teatro Colón de Buenos Aires transmitió la que fue una gran versión del célebre Réquiem de Mozart. Se trató de vibrante versión dirigida por el reconocido maestro italiano Evelino Pidó, y que contó con la participación de cuatro destacados solistas trasandinos: la soprano Oriana Favaro, la mezzosoprano Guadalupe Barrientos, el tenor Santiago Ballerini y el bajo Lucas Devebec, junto a la Orquesta y Coro estables del Colón bajo la conducción de Miguel Martínez.

La interpretación resultó de expresiva tensión, en la que la dirección de Pidó privilegió un sonido brillante y expansivo, más que solemne o contemplativo. De esto se hizo parte activa el Coro, logrando así junto a la Orquesta un cuerpo sonoro que más que recogimiento provocaba exaltación, lo que no es inusual tratándose de una pieza que está dotada de un vital misticismo.

Entre los solistas, Oriana Favaro y Santiago Ballerini mostraron claridad vocal y sintonizaron con el estilo, ambos dueños de un material de pulido color, agudos y timbre, amén de una agilidad que para sus partes resulta esencial. Barrientos es una gran mezzo de contundente volumen y fuerza escénica (en el Municipal de Santiago la pudimos apreciar como una magnífica Amneris en ‘Aida’), y en esta oportunidad cantó algo más frenada para entrar mejor en el estilo mozartiano, lo que da cuenta de su versátil capacidad musical. Por su parte, la labor del bajo Lucas Debevec (de acuerdo a lo que se pudo escuchar en la transmisión) se apreció un tanto opaca.

En el balance, fue esta una magnífica versión, la que gracias a la calidad de la transmisión, potenciada por esa acústica inmejorable del Colón, pudimos apreciar desde Chile en todo su esplendor; ese mismo del que está imbuida esta obra referencial no sólo del repertorio sacro, sino de de toda la música universal.

Aplausos para el Teatro Colón y su política de transmitir en forma constante los espectáculos de sus temporadas, un ejemplo que debieran seguir todos los teatros de ópera del mundo. Así se cultivan, gracias a las nuevas tecnologías, más y mejores audiencias.

https://youtu.be/6vKJJ2sAR6Y

Deja un comentario